RENTING

El renting es un producto en constante evolución, cada día se amplían y modifican los mercados y a su vez los productos objeto de renting.

¿Qué es?

El renting es un contrato de alquiler de bienes muebles o inmuebles. Mediante el pago de una cuota fija mensual durante un plazo determinado la compañía de renting garantiza el uso y disfrute del bien y, dependiendo del caso, se compromete a pesar diferentes servicios adicionales para su utilización.

Además, durante la vida del contrato, se pueden sustituir y/o ampliar los bienes contenidos.

¿Cómo funciona?

Mediante el pago de una cuota mensual durante un plazo determinado, la compañía que ha adquirido el bien, se lo alquila al arrendatario.

Antes de que finalice el contrato, el arrendador y arrendatario acuerdan la renovación o no de la operación. Si no se renueva el contrato termina con la devolución del bien.

¿Cuáles son las ventajas del renting?

a) ECONÓMICAS Y FINANCIERAS
No disminuye la liquidez.
No requiere de desembolso inicial.
Cuota fija durante toda la duración del contrato.
No afecta a la capacidad de endeudamiento ya que la operación no forma parte del riesgo financiero a efectos bancarios. Esto mejora la imagen financiera de la empresa.

b) FISCALES
El alquiler es, por propia definición, gasto fiscalmente deducible ya que no es una financiación, sino un arrendamiento.

c) CONTABLES
Por no ser propiedad del cliente, los bienes en alquiler no se inmoviliza dentro del activo del balance de la empresa arrendataria.

Las operaciones de renting se contabilizan de forma sencilla.

RENTING ENERGÍAS

Esta tipología de renting se adapta a la financiación de proyectos de eficiencia energética en iluminación y alumbrado y distintos equipos de eficiencia energética destinados al ahorro y/o protección de sus instalaciones eléctricas y maquinaria.